Bernie Places Second in South Carolina/Bernie Clasifica en Segundo Lugar en Carolina del Sur

The political establishment of the Democratic Party has war chests filled by billionaires, armies of paid canvassers and consultants, and control of the airwaves and major newspapers. Panicked by Senator Sanders’s momentum, and following his incredible and overwhelming victory in Nevada, they bought their way to a win in South Carolina tonight.

As DSA, we’re proud to be part of a movement working to transform the United States. We know that minor setbacks like tonight are temporary, and that the road to building real power is long. Despite the establishment’s assault, Bernie remains the national frontrunner as we look forward to Super Tuesday. So we will keep fighting. The multiracial working class behind Bernie is reflected in our 100 DSA candidates elected to public office, teachers striking for their students, and 260 DSA chapters rooted in communities large and small.

They may have won the battle, but there’s a class war to win and we’re ready.


El establecimiento político del Partido Demócrata tiene cofres de guerra fundados por billonarios, ejércitos de voluntarios y consultores pagos y control sobre los medios de comunicación y periódicos principales. Aterrados por el éxito del Senador Sanders después de su increíble y abrumadora victoria en Nevada, el establecimiento compró su camino a la victoria en Carolina del Sur esta noche.

En DSA estamos orgullosos de ser parte de un movimiento luchando para transformar los Estados Unidos. Sabemos que pequeños retrocesos como los de esta noche son solamente temporales. También sabemos que el camino hacia la construcción del poder verdadero será largo. A pesar de los ataques fuertes del establecimiento, Bernie sigue siendo el favorito nacionalmente mientras miramos hacia el Súper Martes. Así que seguiremos luchando. La clase obrera multirracial que apoya a Bernie se refleja en los 100 miembros del DSA electos a cargos de gobierno, en los maestros que hacen huelga por sus estudiantes, y en las 260 sucursales del DSA arraigadas en todo tipo de comunidades, grandes y pequeñas.

Puede que el establecimiento haya ganado la batalla. Pero hay una guerra de clases por ganar, y estamos listos para ganarla.