Statements


Declaración sobre los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer e intersex

Aprobada en la convención de DSA en noviembre de 2011, actualizada en mayo de 2017

El socialismo de DSA se basa en un profundo compromiso con la democracia, la justicia y la liberación. Luchamos por la libertad de las personas en determinar, en la mayor medida posible, todos los aspectos de sus vidas.

Nuestra visión implica, nada menos, que la democratización radical de todos los ámbitos de la vida. Históricamente, uno de los desafíos más antiguos y profundamente arraigados para la autodeterminación y la igualdad ha sido el sistema de patriarcado y sexismo instigado por el capitalismo. Las rígidas jerarquías que el patriarcado ha erigido todavía afectan todos los aspectos de la cultura, pero están más fuertemente asociadas con el sexo y los roles de género.

El compromiso de DSA con el feminismo socialista implica luchar para acabar con el sexismo y el dominio del patriarcado en todos los ámbitos de la vida, incluida la economía y la esfera pública, así como en las relaciones internas y privadas. DSA aboga por las siguientes demandas específicas como parte central de nuestra visión de una sociedad más justa e igualitaria.

  1. DSA se compromete a enfrentar los prejuicios contra los homosexuales dentro de sus filas y apoya todos los esfuerzos para fomentar el entendimiento y la cooperación entre personas y grupos de diferentes orientaciones sexuales e identidades de género.
  2. DSA da la bienvenida a la creación de un Grupo de Trabajo para abogar por la liberación LGBTQIA , crear programas educativos dentro de DSA, coordinar esfuerzos con grupos de ideas afines, publicar documentos y folletos y apoyar la legislación que busque abolir la discriminación contra la comunidad LGBTQIA+, entre otras actividades.
  3. DSA apoya la protección continua de los matrimonios entre personas del mismo sexo en todos los estados y territorios de los Estados Unidos de América, pero considera que el matrimonio es solo un primer paso para reconocer la diversidad de las relaciones humanas.
  4. DSA pide protección legal total contra la discriminación basada en la orientación sexual y/o identidad de género en la vivienda, el trabajo, la educación, los lugares públicos, la atención médica y otras áreas de la vida civil y política. DSA aboga por las leyes de no discriminación locales y federales e insiste en que las creencias religiosas no se pueden utilizar para justificar prejuicios. DSA pide la derogación de las leyes estatales de sodomía y otras discriminaciones anti-LGBTQIA+ y también se opone a los esfuerzos de todas las entidades estadounidenses para imponer legislación anti-LGBTQIA+ en el extranjero. DSA reconoce que la discriminación basada en el sexo, el género y la identidad afecta con mayor frecuencia, y de manera desproporcionada, a las mujeres y a las personas de color.
  5. DSA apoya el hacer de las escuelas públicas un espacio seguro y libre de prejuicios para los estudiantes LGBTQIA+, defendiendo su libertad de expresión en las escuelas. DSA cree que los estudiantes LGBTQIA+ deben tener acceso integral a instalaciones que reflejen su género, inclusión en todos los eventos y actividades y libertad para organizar clubes de alianza entre gays y heterosexuales en todos los niveles educativos.
  6. DSA cree que la atención médica es un derecho humano y apoya un sistema de pagador único, Medicare para todos, que incluya plenamente las necesidades de salud de la comunidad LGBTQIA+, incluido el acceso sin restricciones a la salud reproductiva, de transición de género y mental/conductual, así como cobertura completa para el bienestar sexual y la prevención y el tratamiento de ETS.
  7. DSA apoya los derechos de los padres LGBTQIA+ y cuestiona todas las leyes discriminatorias que restringen esos derechos.
  8. DSA aboga por cambios en el sistema de inmigración para que se reconozcan todas las relaciones entre personas del mismo sexo, incluidos los matrimonios, las parejas domésticas y las relaciones duraderas, sobre la misma base que las relaciones heterosexuales en la aprobación de visas, residencia y ciudadanía.
  9. La continua guerra de la derecha contra mujeres, lesbianas, gays, bisexuales y personas trans ha ganado terreno con la elección de Donald Trump. La Administración Trump/Pence plantea desafíos formidables para las feministas socialistas y las personas LGBTQIA+ en particular.

    Trump se ha opuesto al matrimonio igualitario y se ha comprometido a acosar innumerables mujeres LGBTQIA+, personas de color, indígenas e inmigrantes. Él apoya la legislación que limitaría el acceso de las personas trans y otras personas a los baños, como la ley anti-LGBTQIA+ de Carolina del Norte, HB2. Ha dicho que firmaría una legislación, como la Ley de Defensa de la Primera Enmienda (FADA, por sus siglas en inglés), que permitiría la discriminación al estilo de Kim Davis en todo el país. Muchos de los nombramientos de su gabinete reflejan una postura dura contra los derechos LGBTQIA+. DSA se opone a cualquier esfuerzo de esta administración o del Congreso para debilitar o restringir los derechos LGBTQIA+.