“Como Standing Rock pero más preparado” DSA de Minnesota enfrenta a Línea 3

  El otoño pasado, Tom Julstrom preguntó a su sucursal de DSA en Duluth, Minnesota qué hacía DSA con relación a los activistas indígenas que estaban siendo arrestados al intentar detener una nueva tubería que llevaba aceite de arenas bituminosas. “¿Te refieres a línea 3? Eso está en el limbo,” los líderes locales dijeron, mencionando desafíos judiciales en curso. La posición de DSA es clara, dijeron, y citaron resoluciones de los Ecosocialistas de DSA en 2018 y de DSA de Twin Cities en 2019 que se opusieron a la tubería. Pero eso era antes de que 2020 revolvió todo. Este limbo significó que una gran lucha contra uno de los principales contaminadores corporativos programado para agregar 193 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año (más que el total en Minnesota ahora mismo) ocurría justo en frente de ellos mientras que la mayor parte de los grupos de DSA estaba comprometida en los levantamientos de justicia social y en las respuestas a la pandemia. Desde eso momento, Julstrom y otros de media docena de los grupos locales de DSA en Minnesota organizan para este verano cuando la perforación está programada para comenzar en unos de los campos más delicados de arroz salvaje de este estado.

    La Línea 3, que reemplazaría y se agrandaría una tubería existente que va desde las arenas bituminosas de Alberta hasta las aguas Minnesota y el río Mississippi, fue propuesta por primera vez en 2015 por la Corporación Enbridge con sede en Canadá y Texas. Comunidades indígenas la luchan desde entonces. HomeToEarth.org, fundado por la activista del medio ambiente Winona LaDuke, reunió una gran coalición en apoyo de los Anishinaabe, incluyendo los pueblos de Ojibwe, cuyas tierras son las más afectadas. Se aprobaron los últimos permisos para la tubería en diciembre 2020 por la Comisión de Servicios Públicos de Minnesota y el Cuerpo del Ejército de Ingenieros, y los activistas nativos empezaron a encerrarse al equipo de construcción de Enbridge. A principios de enero 2021, Campamiento Migizi se estableció en Sawyer, cerca del lugar de trabajo, en tierras compradas por la activista de Fond du Lac, Taysha Martineau. Desde entonces, activistas famosos como LaDuke y Jane Fonda han brindado apoyo en este lugar. Los Protectores de Agua están pidiendo a Biden que cierre la tubería como lo hizo con la tubería de Keystone.

    “Escuché por primera vez sobre Línea 3 cuando todavía estaba en la escuela secundaria,” dijo Revmira Beeby del DSA de Cannon Valley a Democratic Left (la Izquierda Democrática). Durante un viaje a Canadá, antes de unirse a DSA, ella “conoció a algunos organizadores de Línea 3” que le dijeron que el tiempo se estaba acortando. Se unió a Northfield Against Line 3 (Northfield Contra la Línea 3) que se reunió con el Colectivo Giniw y La Defensa de la Tierra Anticolonial. Entonces, cuando un nuevo grupo de DSA se formó cerca de donde vivía, no solamente se unió sino también se convirtió en copresidenta de su comité executivo. Sabía que un esfuerzo a nivel estatal para apoyar a la lucha indígena contra Línea 3 fue crucial y que grupos de DSA fuera de Twin Cities tenía el poder de hacer que eso sucediera.

    DSA de Cannon Valley se unió temprano en apoyo de una declaración Línea 3 enviada por el grupo de Twin Ports. “Contactamos con otros grupos de Minnesota con la esperanza de que un DSA unido a nivel estatal traería más atención nacional a la lucha de la tubería,” dijo Julstrom vía email. “Después de que cada sección de DSA de Minnesota había aprobado la declaración, mantuvimos esas líneas iniciales de comunicación abiertas.” Eventualmente, un Grupo de Trabajo de DSA contra Línea 3 se formó, “los participantes más activos del cual son Twin Port, Brainerd Lakes Area, Cannon Valley, y St. Cloud. Dado el grupo de bancos que financian el proyecto—Black Rock Investments, JP Morgan, TD Bank, Citibank, y Wells Fargo—los activistas de DSA sabían que luchar contra Línea 3 es un golpe al corazón del capitalismo.

    El grupo se reunía cada semana para discutir formas de apoyar sin socavar el liderazgo indígena. Decidieron ofrecer el apoyo material al Campamiento Migizi en persona. Conducieron de Duluth y Brainerd Lake con una docena de personas metidos en ocho coches cargados con agua, comida, suministros de papel “y sobre todo, leña,” Justrom dijo vía mensaje de texto. “Uno de nuestros miembros (que no pudo venir) horneó un montón de pan de plátano,” el agregó.

    Estos viajes ocurrieron en marzo y a principios de abril, al mismo momento que los jóvenes indígenas fueron a Washington, D.C. para presionar a Biden. En abril, el Representante Ilhan Omar escribió un ensayo en CNN.com con la escritora Anishinaabe Tara Houska que se titula La Tubería que Biden tiene que detener. Además, Twin Cities organizaron protestas en la sede de Minneapolis. 

    En abril, miembros del grupo de trabajo notaron que las unidades especiales anti-protestas capacitadas contra manifestantes de la Tubería—una mezcla de policías estatales y oficiales con el Departamento de Recursos Naturales financiada por Enbridge—estaban siendo utilizadas para confrontar los manifestantes que se reunieron en el Centro Brooklyn después del asesinato policial de Daunte Wright. “Creo que esta situación de Línea 3 ya ha demostrado que algunas de las maneras de las luchas por la soberanía indígena y las luchas por la justicia racial se superponen,” dijo Julstrom. “Los mismos polis que han entrenado por años para brutalizar a los protectores de agua que luchan contra Línea 3 estaban aplastando las protestas en el Centro Brooklyn.”

    Para aumentar el alcance del activismo de DSA, el grupo de trabajo organizó docenas de sesiones de enseñanza y eventos de Línea 3 por todo el estado, especialmente durante la semana del Día de Mayo, y terminó con un seminario web a nivel estatal el 7 de mayo.

    La carrera contra el tiempo es real. Después de una pausa por restricciones estacionales, Enbridge fijó el 1 de junio para la reanudación total de trabajo que incluye la perforación de alta velocidad en 227 lagos y ríos. “Necesitaremos cientos, miles de personas para emprender acciones directas,” dijo Julstrom a DL. “DSA puede marcar la diferencia si movilizamos a las personas para que vengan y pongan sus cuerpos frente a ese equipo.” Dijo que el movimiento puede basarse en las lecciones de protestas contra la tubería anteriores, “Como Standing Rock pero más preparado.”

    Si no pueden venir en persona, Julstrom y Beeby enfatizaron, los miembros de DSA pueden tomar acciones directas en los bancos locales de Chase. Si no se pueden hacer estas acciones directas, se puede escribir a Biden para instarlo a que se detenga Línea 3. También se puede unirse a otras campañas de desinversión para que su ciudad o empleador no apoye este devastador proyecto. 

    Para los ecosocialistas, dijo Beeby, la lucha contra Línea 3 es parte de la lucha contra el aceite de arenas bituminosas, que, junto con el fracking, forma la etapa tardía de la devastación de los combustibles fósiles. “Es tan importante detenerlo. Miren lo que ha hecho a Alberta,” donde la minería de arenas bituminosas ha abierto cortes en millas de la provincia. Esto es un tema que los impacta a todos,” agregó Julstrom. “Si viven cerca o si se preocupen por el Río Mississippi, es su lucha. Si se preocupen por los derechos de los pueblos indígenas, es su lucha a ustedes.”

CHRIS LOMBARDI, un miembro del Comité Editorial de DL pasó años en el personal de la Liga Caaliforniana de Votantes de Conservación y es un ecosocialista comprometido. Para estar al día sobre la lucha, vayan a stopline3.org o honorearth.org/stop_line_3

Traducción de Donna Vivian Landon-Jimenéz

  El otoño pasado, Tom Julstrom preguntó a su sucursal de DSA en Duluth, Minnesota qué hacía DSA con relación a los activistas indígenas que estaban siendo arrestados al intentar detener una nueva tubería que llevaba aceite de arenas bituminosas. “¿Te refieres a línea 3? Eso está en el limbo,” los líderes locales dijeron, mencionando desafíos judiciales en curso. La posición de DSA es clara, dijeron, y citaron resoluciones de los Ecosocialistas de DSA en 2018 y de DSA de Twin Cities en 2019 que se opusieron a la tubería. Pero eso era antes de que 2020 revolvió todo. Este limbo significó que una gran lucha contra uno de los principales contaminadores corporativos programado para agregar 193 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año (más que el total en Minnesota ahora mismo) ocurría justo en frente de ellos mientras que la mayor parte de los grupos de DSA estaba comprometida en los levantamientos de justicia social y en las respuestas a la pandemia. Desde eso momento, Julstrom y otros de media docena de los grupos locales de DSA en Minnesota organizan para este verano cuando la perforación está programada para comenzar en unos de los campos más delicados de arroz salvaje de este estado.     La Línea 3, que reemplazaría y se agrandaría una tubería existente que va desde las arenas bituminosas de Alberta hasta las aguas Minnesota y el río Mississippi, fue propuesta por primera vez en 2015 por la Corporación Enbridge con sede en Canadá y Texas. Comunidades indígenas la luchan desde entonces. HomeToEarth.org, fundado por la activista del medio ambiente Winona LaDuke, reunió una gran coalición en apoyo de los Anishinaabe, incluyendo los pueblos de Ojibwe, cuyas tierras son las más afectadas. Se aprobaron los últimos permisos para la tubería en diciembre 2020 por la Comisión de Servicios Públicos de Minnesota y el Cuerpo del Ejército de Ingenieros, y los activistas nativos empezaron a encerrarse al equipo de construcción de Enbridge. A principios de enero 2021, Campamiento Migizi se estableció en Sawyer, cerca del lugar de trabajo, en tierras compradas por la activista de Fond du Lac, Taysha Martineau. Desde entonces, activistas famosos como LaDuke y Jane Fonda han brindado apoyo en este lugar. Los Protectores de Agua están pidiendo a Biden que cierre la tubería como lo hizo con la tubería de Keystone.     “Escuché por primera vez sobre Línea 3 cuando todavía estaba en la escuela secundaria,” dijo Revmira Beeby del DSA de Cannon Valley a Democratic Left (la Izquierda Democrática). Durante un viaje a Canadá, antes de unirse a DSA, ella “conoció a algunos organizadores de Línea 3” que le dijeron que el tiempo se estaba acortando. Se unió a Northfield Against Line 3 (Northfield Contra la Línea 3) que se reunió con el Colectivo Giniw y La Defensa de la Tierra Anticolonial. Entonces, cuando un nuevo grupo de DSA se formó cerca de donde vivía, no solamente se unió sino también se convirtió en copresidenta de su comité executivo. Sabía que un esfuerzo a nivel estatal para apoyar a la lucha indígena contra Línea 3 fue crucial y que grupos de DSA fuera de Twin Cities tenía el poder de hacer que eso sucediera.     DSA de Cannon Valley se unió temprano en apoyo de una declaración Línea 3 enviada por el grupo de Twin Ports. “Contactamos con otros grupos de Minnesota con la esperanza de que un DSA unido a nivel estatal traería más atención nacional a la lucha de la tubería,” dijo Julstrom vía email. “Después de que cada sección de DSA de Minnesota había aprobado la declaración, mantuvimos esas líneas iniciales de comunicación abiertas.” Eventualmente, un Grupo de Trabajo de DSA contra Línea 3 se formó, “los participantes más activos del cual son Twin Port, Brainerd Lakes Area, Cannon Valley, y St. Cloud. Dado el grupo de bancos que financian el proyecto—Black Rock Investments, JP Morgan, TD Bank, Citibank, y Wells Fargo—los activistas de DSA sabían que luchar contra Línea 3 es un golpe al corazón del capitalismo.     El grupo se reunía cada semana para discutir formas de apoyar sin socavar el liderazgo indígena. Decidieron ofrecer el apoyo material al Campamiento Migizi en persona. Conducieron de Duluth y Brainerd Lake con una docena de personas metidos en ocho coches cargados con agua, comida, suministros de papel “y sobre todo, leña,” Justrom dijo vía mensaje de texto. “Uno de nuestros miembros (que no pudo venir) horneó un montón de pan de plátano,” el agregó.     Estos viajes ocurrieron en marzo y a principios de abril, al mismo momento que los jóvenes indígenas fueron a Washington, D.C. para presionar a Biden. En abril, el Representante Ilhan Omar escribió un ensayo en CNN.com con la escritora Anishinaabe Tara Houska que se titula La Tubería que Biden tiene que detener. Además, Twin Cities organizaron protestas en la sede de Minneapolis.      En abril, miembros del grupo de trabajo notaron que las unidades especiales anti-protestas capacitadas contra manifestantes de la Tubería—una mezcla de policías estatales y oficiales con el Departamento de Recursos Naturales financiada por Enbridge—estaban siendo utilizadas para confrontar los manifestantes que se reunieron en el Centro Brooklyn después del asesinato policial de Daunte Wright. “Creo que esta situación de Línea 3 ya ha demostrado que algunas de las maneras de las luchas por la soberanía indígena y las luchas por la justicia racial se superponen,” dijo Julstrom. “Los mismos polis que han entrenado por años para brutalizar a los protectores de agua que luchan contra Línea 3 estaban aplastando las protestas en el Centro Brooklyn.”     Para aumentar el alcance del activismo de DSA, el grupo de trabajo organizó docenas de sesiones de enseñanza y eventos de Línea 3 por todo el estado, especialmente durante la semana del Día de Mayo, y terminó con un seminario web a nivel estatal el 7 de mayo.     La carrera contra el tiempo es real. Después de una pausa por restricciones estacionales, Enbridge fijó el 1 de junio para la reanudación total de trabajo que incluye la perforación de alta velocidad en 227 lagos y ríos. “Necesitaremos cientos, miles de personas para emprender acciones directas,” dijo Julstrom a DL. “DSA puede marcar la diferencia si movilizamos a las personas para que vengan y pongan sus cuerpos frente a ese equipo.” Dijo que el movimiento puede basarse en las lecciones de protestas contra la tubería anteriores, “Como Standing Rock pero más preparado.”     Si no pueden venir en persona, Julstrom y Beeby enfatizaron, los miembros de DSA pueden tomar acciones directas en los bancos locales de Chase. Si no se pueden hacer estas acciones directas, se puede escribir a Biden para instarlo a que se detenga Línea 3. También se puede unirse a otras campañas de desinversión para que su ciudad o empleador no apoye este devastador proyecto.      Para los ecosocialistas, dijo Beeby, la lucha contra Línea 3 es parte de la lucha contra el aceite de arenas bituminosas, que, junto con el fracking, forma la etapa tardía de la devastación de los combustibles fósiles. “Es tan importante detenerlo. Miren lo que ha hecho a Alberta,” donde la minería de arenas bituminosas ha abierto cortes en millas de la provincia. Esto es un tema que los impacta a todos,” agregó Julstrom. “Si viven cerca o si se preocupen por el Río Mississippi, es su lucha. Si se preocupen por los derechos de los pueblos indígenas, es su lucha a ustedes.” CHRIS LOMBARDI, un miembro del Comité Editorial de DL pasó años en el personal de la Liga Caaliforniana de Votantes de Conservación y es un ecosocialista comprometido. Para estar al día sobre la lucha, vayan a stopline3.org o honorearth.org/stop_line_3 Traducción de Donna Vivian Landon-Jimenéz

    El otoño pasado, Tom Julstrom preguntó a su sucursal de DSA en Duluth, Minnesota qué hacía DSA con relación a los activistas indígenas que estaban siendo arrestados al intentar detener una nueva tubería que llevaba aceite de arenas bituminosas. “¿Te refieres a línea 3? Eso está en el limbo,” los líderes locales dijeron, mencionando desafíos judiciales en curso. La posición de DSA es clara, dijeron, y citaron resoluciones de los Ecosocialistas de DSA en 2018 y de DSA de Twin Cities en 2019 que se opusieron a la tubería. Pero eso era antes de que 2020 revolvió todo. Este limbo significó que una gran lucha contra uno de los principales contaminadores corporativos programado para agregar 193 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año (más que el total en Minnesota ahora mismo) ocurría justo en frente de ellos mientras que la mayor parte de los grupos de DSA estaba comprometida en los levantamientos de justicia social y en las respuestas a la pandemia. Desde eso momento, Julstrom y otros de media docena de los grupos locales de DSA en Minnesota organizan para este verano cuando la perforación está programada para comenzar en unos de los campos más delicados de arroz salvaje de este estado.

    La Línea 3, que reemplazaría y se agrandaría una tubería existente que va desde las arenas bituminosas de Alberta hasta las aguas Minnesota y el río Mississippi, fue propuesta por primera vez en 2015 por la Corporación Enbridge con sede en Canadá y Texas. Comunidades indígenas la luchan desde entonces. HomeToEarth.org, fundado por la activista del medio ambiente Winona LaDuke, reunió una gran coalición en apoyo de los Anishinaabe, incluyendo los pueblos de Ojibwe, cuyas tierras son las más afectadas. Se aprobaron los últimos permisos para la tubería en diciembre 2020 por la Comisión de Servicios Públicos de Minnesota y el Cuerpo del Ejército de Ingenieros, y los activistas nativos empezaron a encerrarse al equipo de construcción de Enbridge. A principios de enero 2021, Campamiento Migizi se estableció en Sawyer, cerca del lugar de trabajo, en tierras compradas por la activista de Fond du Lac, Taysha Martineau. Desde entonces, activistas famosos como LaDuke y Jane Fonda han brindado apoyo en este lugar. Los Protectores de Agua están pidiendo a Biden que cierre la tubería como lo hizo con la tubería de Keystone.

    “Escuché por primera vez sobre Línea 3 cuando todavía estaba en la escuela secundaria,” dijo Revmira Beeby del DSA de Cannon Valley a Democratic Left (la Izquierda Democrática). Durante un viaje a Canadá, antes de unirse a DSA, ella “conoció a algunos organizadores de Línea 3” que le dijeron que el tiempo se estaba acortando. Se unió a Northfield Against Line 3 (Northfield Contra la Línea 3) que se reunió con el Colectivo Giniw y La Defensa de la Tierra Anticolonial. Entonces, cuando un nuevo grupo de DSA se formó cerca de donde vivía, no solamente se unió sino también se convirtió en copresidenta de su comité executivo. Sabía que un esfuerzo a nivel estatal para apoyar a la lucha indígena contra Línea 3 fue crucial y que grupos de DSA fuera de Twin Cities tenía el poder de hacer que eso sucediera.

    DSA de Cannon Valley se unió temprano en apoyo de una declaración Línea 3 enviada por el grupo de Twin Ports. “Contactamos con otros grupos de Minnesota con la esperanza de que un DSA unido a nivel estatal traería más atención nacional a la lucha de la tubería,” dijo Julstrom vía email. “Después de que cada sección de DSA de Minnesota había aprobado la declaración, mantuvimos esas líneas iniciales de comunicación abiertas.” Eventualmente, un Grupo de Trabajo de DSA contra Línea 3 se formó, “los participantes más activos del cual son Twin Port, Brainerd Lakes Area, Cannon Valley, y St. Cloud. Dado el grupo de bancos que financian el proyecto—Black Rock Investments, JP Morgan, TD Bank, Citibank, y Wells Fargo—los activistas de DSA sabían que luchar contra Línea 3 es un golpe al corazón del capitalismo.

    El grupo se reunía cada semana para discutir formas de apoyar sin socavar el liderazgo indígena. Decidieron ofrecer el apoyo material al Campamiento Migizi en persona. Conducieron de Duluth y Brainerd Lake con una docena de personas metidos en ocho coches cargados con agua, comida, suministros de papel “y sobre todo, leña,” Justrom dijo vía mensaje de texto. “Uno de nuestros miembros (que no pudo venir) horneó un montón de pan de plátano,” el agregó.

    Estos viajes ocurrieron en marzo y a principios de abril, al mismo momento que los jóvenes indígenas fueron a Washington, D.C. para presionar a Biden. En abril, el Representante Ilhan Omar escribió un ensayo en CNN.com con la escritora Anishinaabe Tara Houska que se titula La Tubería que Biden tiene que detener. Además, Twin Cities organizaron protestas en la sede de Minneapolis. 

    En abril, miembros del grupo de trabajo notaron que las unidades especiales anti-protestas capacitadas contra manifestantes de la Tubería—una mezcla de policías estatales y oficiales con el Departamento de Recursos Naturales financiada por Enbridge—estaban siendo utilizadas para confrontar los manifestantes que se reunieron en el Centro Brooklyn después del asesinato policial de Daunte Wright. “Creo que esta situación de Línea 3 ya ha demostrado que algunas de las maneras de las luchas por la soberanía indígena y las luchas por la justicia racial se superponen,” dijo Julstrom. “Los mismos polis que han entrenado por años para brutalizar a los protectores de agua que luchan contra Línea 3 estaban aplastando las protestas en el Centro Brooklyn.”

    Para aumentar el alcance del activismo de DSA, el grupo de trabajo organizó docenas de sesiones de enseñanza y eventos de Línea 3 por todo el estado, especialmente durante la semana del Día de Mayo, y terminó con un seminario web a nivel estatal el 7 de mayo.

    La carrera contra el tiempo es real. Después de una pausa por restricciones estacionales, Enbridge fijó el 1 de junio para la reanudación total de trabajo que incluye la perforación de alta velocidad en 227 lagos y ríos. “Necesitaremos cientos, miles de personas para emprender acciones directas,” dijo Julstrom a DL. “DSA puede marcar la diferencia si movilizamos a las personas para que vengan y pongan sus cuerpos frente a ese equipo.” Dijo que el movimiento puede basarse en las lecciones de protestas contra la tubería anteriores, “Como Standing Rock pero más preparado.”

    Si no pueden venir en persona, Julstrom y Beeby enfatizaron, los miembros de DSA pueden tomar acciones directas en los bancos locales de Chase. Si no se pueden hacer estas acciones directas, se puede escribir a Biden para instarlo a que se detenga Línea 3. También se puede unirse a otras campañas de desinversión para que su ciudad o empleador no apoye este devastador proyecto. 

    Para los ecosocialistas, dijo Beeby, la lucha contra Línea 3 es parte de la lucha contra el aceite de arenas bituminosas, que, junto con el fracking, forma la etapa tardía de la devastación de los combustibles fósiles. “Es tan importante detenerlo. Miren lo que ha hecho a Alberta,” donde la minería de arenas bituminosas ha abierto cortes en millas de la provincia. Esto es un tema que los impacta a todos,” agregó Julstrom. “Si viven cerca o si se preocupen por el Río Mississippi, es su lucha. Si se preocupen por los derechos de los pueblos indígenas, es su lucha a ustedes.”