ESTUDIO DE CASO EN LA VICTORIA: Cómo conseguir pre-escuela universal: Gravar a los ricos

El mes pasado, los votantes en el Condado Multnomah, Oregon, aprobaron
una medida electoral para ofrecer preescuela gratis a cada niño y un salario
digno a cada maestro de preescuela. El propósito, pagado con un impuesto
a los ricos, se aprobó por un gigante 64%. El Condado Multnomah, con una
población de 813.000 habitantes, incluye Portland y sus suburbios del lado
este y es el condado más izquierdista y poblado.
Bajo esta medida, el condado entrará en fases la preescuela matrícula
gratuita para todos los de 3 y 4 años, enseñados por maestros de
preescuela pagados $38,80 por hora y por maestros asistentes que
recibirán $19,91 la hora. Está financiada por un impuesto marginal máximo
de 1,5% a 3,8% sobre los ingresos que solo un 8% pagará.
La medid fue referida a los votantes por la Comisión del Condado
Multnomah electa, pero sus detalles más importantes le deben todo a una
campaña extraordinaria que fue encabezado por DSA de Portland que
empezó a principios de 2017 como un impuesto al esfuerzo ricos.
Molestado por la desigualdad económica, miembro de DSA John
Bethencourt y otros calcularon cuantos ingresos podrían aportar las
diferentes estructuras fiscales al gobierno local. Cuando la Ciudad de
Portland anunció cierres de centros comunitarios durante un auge
económico, miembros de DSA llenaron audiencias presupuestarias para
oponerse a los recortes. Los miembros del Consejo de la Ciudad de Portland
lamentaron los recortes, pero les faltó valor para adoptar la propuesta de
gravar a los ricos.
“Nos dimos cuenta de que ir y gritar al alcalde, que es lo que hicimos
entonces, no iba a ayudar para nada,” dice Emily von W. Gilbert, miembro

de DSA de Portland y coordinadora de campaña. “Es necesario pensar en
un análisis de poder, y tratar de participar en la ilusión de la promoción,
pensar en apelar a la moral de los funcionarios electos.”
Los organizadores de DSA empezaron a pensar en llevar directamente esta
propuesta de gravar-a-los-ricos a los votantes vía la iniciativa de votación, y
decidieron que sería más probable que tuviera éxito si se combinara con
algo que el público quería. Otros miembros de DSA Portland organizaban
los cuidadores de niños. Por qué no un programa de preescuela?
“Pensamos que sería suficientemente pequeño para ser ganable pero
suficientemente grande para ser significativo, y algo con lo que el público
emocionaría,” Bethencourt dijo.
La preescuela universal es un buen concepto en el arsenal de políticas
socialistas porque es una solución pública a una falla de mercado
demostrada. Cuando la preescuela está en las manos del mercado privado,
los padres luchan para pagar la matrícula; los maestros luchan para
sobrevivir con salarios bajos, y los proveedores luchan para continuar. La
escuela universal es también una causa socialista-feminista porque los
empleados de las preescuelas cuyos salarios son tan bajos son mayormente
mujeres. Además, cuando familias no pueden pagar la matrícula de las
preescuelas, más frecuentemente son las madres que se quedan en casa y
así sacrifican salarios, educación, y carreras.
La campaña se lanzó en el medio de 2019 y se llamó Preescuela Universal
AHORA! Coalición (UP Now). Pero casi inmediatamente los partidarios
descubrieron un obstáculo formidable. Un electo del condado ya trabajaba
en una propuesta de expansión preescolar. A diferencia del programa
previsto por los miembros de DSA, el plan del condado (Preescuela para
Todos/P4A) fue un programa de prueba de recursos que duraría solo por el
año escolar para familias de escasos recursos. Incluiría solo la mitad de los
niños del condado en 10 años, con un salario mínimo por hora de $15 para
un maestro asistente, apenas más del salario mínimo general en la zona de
Portland.
Los líderes de UP Now estaban convencidos que el programa “a mitad del
camino” de P4A sería un error grave. Programas universales como la
Seguridad Social y Medicare generan su propio apoyo político duradero y se
ponen intocables, mientras programas dirigidos a los pobres cojean con

apropiaciones miserables. Head Start es el ejemplo perfecto: El programa
preescolar de 55 años está perpetuamente sufinanciado y hoy sirve
solamente dos sobre cinco niños.
Sin embargo, en vez de antagonizar a la competición, los líderes de UP Now
se encontraron con los líderes de P4A y trataron de buena fe para que el
condado presente su propuesta más parecido al de DSA. No se movería el
P4A. Von W. Gilbert, quien había salido del comité directivo de DSA para
concentrarse solamente en UP Now, piensa que los líderes de P4A querían
la expansión preescolar pero que no creyeron que algo grande ganaría.
Habiendo crecido en Suecia socialdemócrata, ella no tenía esas dudas. “Me
crecía con la escuela universal,” dice. “Nadie puede decirme que no sea
posible.”
P4A anticipó la boleta de noviembre 2020 también, y sólo necesitaba una
mayoría del comité del condado para referirlo a los votantes. Pero la
coalición de UP Now decidió proceder con la ruta más laboriosa de
recopilación de firmas hacia la boleta. Aconsejados por sindicatos y grupos
izquierdistas, convocaron una colisión de más de 30 grupos y pusieron el
presidente de sindicatos de maestros y otros aliados en roles de liderazgo
como principales peticionarios. Aunque DSA de Portland era la fuerza
impulsora desde el principio, la coalición era real. Los activistas centrales no
escondieron sus convicciones socialistas, ni insistieron que los aliados
adoptaran un idioma explícitamente socialista. Para redactar el lenguaje de
la boleta, trabajaban con uno de los abogados de iniciativas de boleta más
experimentado.
No obstante abogados de la Alianza Empresarial de Portland presentaron
varios desafíos legales que retrasaron el inicio de la recolección de firmas
por meses. Después empezó la pandemia. Incluso Bethencourt y von W.
Gilbert, los co-coordinadores de la campaña, dudaron que la campaña
pudiera reunir las 22.686 firmas válidas necesarias en cinco semanas para
cumplir con la fecha límite de firmas del 6 de julio.
Sin embargo, el esfuerzo pronto cobró impulso. En las redes sociales, los
seguidores compartieron enlaces para que individuales pudieran firmar y
enviar las peticiones por correo. Voluntarios compartieron información en
los parques y distritos comerciales diariamente y asistieron cada noche en
las marchas masivas de Black Lives Matter de Portland. De enfrente de sus
casas, madres y sus niños solicitaron a los transeúntes. Los dueños de cafés

pusieron carteles en sus escaparates y recogieron firmas. Para el día de la
fecha límite, más de 600 voluntarios habían devuelto sus hojas de firmas.
En medio de una pandemia, una campaña de base había recogido 32.356
firmas—uno sobre cada 15 votantes registrados en el condado.
“Estábamos exaltados,” Bethencourt comenta. “Era un sentimiento de
David y Goliat total.”
En un abrir y cerrar de ojos, el tono cambió con P4A. Los líderes de P4A
quizás pensaran que el desafío legal de los grupos empresariales acabaría
con la propuesta rival. Entonces tenía un problema político grave: Enviar
dos propuestas a la boleta podría confundir a los votantes y llevar a ambos
al fracaso, y la propuesta P4A era sin duda la más débil de las dos. P4A y UP
Now entonces negociaron una fusión, y P4A fue rápidamente modificado
para aproximarse a UP Now. La medida fusionada tendría un lanzamiento
más lento y una tasa impositiva más bajo, pero contenía todos los
esenciales: disponible a todos los niños, salarios altos para los empleados, y
financiado por un impuesto sobre los ricos.
Al final, los votantes lo aprobaron por casi 2-1, con más de un cuarto de
millones de votos en favor.
El New York Times lo llamó “una de las políticas de preescuela universal
más progresivas en la nación” y un modelo nacional. La victoria tiene una
tendencia de levantar expectativas. Como se lee en un libro de niños, “Si
das una galleta a un ratón, pedirá un vaso de leche.”
“Queremos inspirar esfuerzos similares por todas partes,” dice
Bethencourt. “Pensamos que hay un gran potencial para la acción a nivel
local.”

Ilustración por Blue Delliquanti
Sobre Don McIntosh- Don McIntosh es periodista laboral en Portland y un
miembro del equipo editorial de Izquierda Democrática.