Militantes para nuestro tiempo: la visión de DSA

por Jared Abbott

Gracias a la campaña electoral de Bernie Sanders y la elección de Donald Trump como presidente, el número de afiliados de DSA casi se triplicó en el último año. La campaña de Sanders popularizó la palabra que comienza con "s, y Trump causó millares de personas a buscar una organización verdaderamente capaz de luchar contra la derecha y de empujar adelante la revolución política de Sanders.

Aunque hayas acabado de afiliarte o hayas estado en la lucha con nosotros hace años, sabes que DSA es una organización multi-tendencia. Miembros del DSA, por lo general, están de acuerdo con relación a sus valores y su estrategia fundamental, pero no existe una sola política partidaria. Si fueras a juntar 15 miembros del DSA en una sala, encontrarías algunos que quieren que nos tornemos un partido político y otros que quieren apoderarse del Partido Demócrata, con muchas variaciones entre los dos polos. Encontrarías también aquellos que no tienen interés en la política electoral y prefieren construir un movimiento social y aquellos que están listos para presentarse como un candidato abiertamente socialista. Nosotros queremos unir a todos los socialistas democráticos para una lucha común y no mantenerlos divididos entre varias organizaciones menos eficaces. La diversidad de perspectivas políticas en DSA es un punto fuerte que celebramos, no una debilidad que toleramos.

Independiente de tu perspectiva, podemos decir que casi todos los miembros del DSA comparten una visión amplia de la orientación política y la estrategia de DSA. Lo que sigue es una breve introducción a esa visión:

El socialismo como democracia radical

Los socialistas creen que el capitalismo es fundamentalmente incompatible con la democracia. Por eso, el anticapitalismo es el corazón de nuestra política. Esta perspectiva crucial hace falta en el análisis de los socioliberales y los progresistas, mientras ocupa un puesto destacado en nuestro trabajo. Sin embargo el socialismo es un proyecto de liberación mucho más amplio. El socialismo significa una plena democratización de todas las áreas de nuestras vidas. Sea en el trabajo, la escuela, dentro de la familia, en la política, el barrio o en cualquier otro lugar, todo el mundo merece tener una voz en la toma de decisiones que afecten sus vidas. Esto también quiere decir que otro objetivo fundamental del proyecto socialista es acabar con la opresión racial, de género, sexual o con cualquier otra forma de opresión que impide las personas de decidir el rumbo de sus vidas libremente.

Sin embargo, hay que recordar que el capitalismo se relaciona con cada tipo de opresión de maneras complejas que terminan por estructurar la forma que la explotación económica afecta distintos grupos. Entonces mujeres afro-americanas de la clase obrera, por ejemplo, enfrentan formas de explotación económica diferentes (y más intensas) en comparación con mujeres blancas de la clase obrera. Al mismo tiempo, ya que la mayoría del pueblo se encuentra en una lucha diaria por las migajas del capitalismo, una solidaridad de clase centrada en experiencias de explotación económica en común puede construir lazos que unen a los trabajadores contra el capitalismo y todas las otras formas de opresión. Pero esta solidaridad sólo se puede construir si los socialistas están en la frente contra las desigualdades raciales, de género, sexuales y de cualquier otra forma.

Una perspectiva radical de socialismo democrático es fundamental para nosotros porque nos permite atar los cabos sueltos de problemas aparentemente distintos dentro de nuestro trabajo de base. Por ejemplo, cómo están relacionados el activismo contra las escuelas charter y la lucha para aumentar el salario mínimo para $15? Los progresistas solamente dicen que son dos cosas buenas y que deberíamos importarnos porque ayudan a la gente normal. Nosotros decimos que ambos son buenos ejemplos de una resistencia organizada de la clase trabajadora. Ambas luchas socavan el capitalismo y ayudan a construir el socialismo democrático a través de un cambio en el equilibrio de poder de las élites económicas hacia el pueblo pobre y trabajador.

Una estrategia transformadora

Además de atar los cabos, mantenemos los ojos fijados en el panorama general. Nuestro objetivo final es conseguir el socialismo democrático en nuestra sociedad, pero obviamente eso no pasará de la noche a la mañana. Entonces luchamos por reformas ambiciosas y alcanzables como Medicare para todos o la matrícula gratuita en las universidades públicas. Estas reformas son “transformadoras" porque nos llevan hacia el socialismo democrático. Repito, hacen eso a través de un cambio en el equilibrio de poder de las élites económicas hacia el pueblo pobre y trabajador, en vez de sencillamente reforzar el poder y la lógica del capitalismo. Aquí hay un ejemplo: los mercados de seguros médicos tanto de La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio cuanto de Medicare para Todos proveen seguros médicos para los no asegurados. Sin embargo, los mercados dejan todo el poder en las manos de empresas privadas de seguros médicos mientras Medicare para todos quita poder de esas mismas empresas y lo pone en las manos de una agencia pública que responde al pueblo. Estas reformas son tan transformadoras porque abren nuevos caminos para lo que sea políticamente alcanzable en el futuro y ponen en las manos de los trabajadores otra palanca para tornarlo una realidad.

DSA en acción

Creemos que las diversas y variadas luchas de los movimientos sociales son íntimamente relacionadas, y por eso estamos trabajando activamente en áreas desde los derechos de los inmigrantes y la justicia reproductiva hasta la solidaridad obrera y la lucha contra la brutalidad policiaca. Trabajamos en las luchas que defienden los derechos de los sectores más vulnerables de la sociedad (Lucha por $15, permiso de ausencia por enfermedad, permiso por paternidad). Damos prioridad al trabajo en coalición con organizaciones de las clases trabajadoras y de los pobres, particularmente aquellas organizaciones con sus raíces en las comunidades de color.

Sin embargo, trabajar únicamente con movimientos sociales no es lo suficiente. Conseguir poder de verdad significa conseguir el poder de influir quienes toman las decisiones. Eso significa elegir a los candidatos que serán responsables ante los pobres y los trabajadores. Buscamos elegir progresistas, y hasta donde fuera posible, candidatos explícitamente socialistas democráticos para todos los niveles del gobierno. Sin embargo, enfocamos nuestros esfuerzos en las elecciones a nivel local y estatal donde un grupo como DSA — que tiene recursos financieros limitados pero bastante poder popular — puede tener un impacto verdadero. Sea en las primarias Demócratas (la opción más probable para las elecciones a nivel estatal y nacional en el corto a medio plazo), elecciones apartidistas o con las candidaturas de independientes/del partido Verde/o de otros socialistas, vamos a dar nuestro apoyo organizacional para los candidatos que serán responsables ante una agenda socialista democrática. Con el tiempo, buscamos expandir radicalmente la capacidad electoral socialista independiente (sin preocuparnos con el partido del candidato en sí) de jalar la política local, estatal (y eventualmente nacional) a la izquierda.

Actuación educativa

En toda la historia de los EE.UU, los capitalistas siempre han usado la palabra “socialismo” para denigrar cualquier cosa que aumentaría el poder de los trabajadores. Asesinaron y encarcelaron socialistas. En los 1930s, Franklin D. Roosevelt tomó algunas partes de la plataforma política del partido Socialista y las puso dentro del New Deal, y así consiguió atraer mucha gente que había votado socialista hacia el partido Demócrata. Además el socialismo frecuentemente se confundía con sistemas comunistas totalitarias en la mente del público en la época antes de la caída de la Unión Soviética. Afortunadamente, con el paso del tiempo el socialismo se ha perdido muchas de sus connotaciones negativas. Mismo antes de la campaña electoral de Sanders, la opinión pública (especialmente entre las personas menores de 40) se cambiaba, al mismo tiempo que la desigualdad de ingreso alcanzó niveles desconocidos desde la época llamada el “Gilded Age.” Sanders trajo la palabra a la luz del día y creó una oportunidad enorme para los socialistas de desafiar las perspectivas convencionales sobre la sociedad de los EE.UU.

El individualismo, el consumismo, la autonomía, y otros conceptos parecidos tienen raíces profundas en la identidad colectiva de los EE.UU. Están marcados tan profundamente en nuestra conciencia nacional que la mayoría de las personas los ven como características “naturales” de nuestra cultura y sociedad. El socialismo, por otro lado, presupone la solidaridad, los valores comunitarios, y la responsabilidad mutua. Entonces, para persuadir a la gente que el socialismo vale la pena pensar, tenemos que trabajar bastante.

Hoy la diferencia es que en una época posterior a Occupy y la campaña electoral de Sanders tenemos un público receptivo en comunidades por todo el país. A través de charlas, grupos de discusión, foros públicos, y otros espacios, tenemos que mostrar como las ideas — que “dicta el sentido común” — del capitalismo, racismo y sexismo trabajan al servicio de la desigualdad y la opresión. Desafiar los presupuestos básicos del pueblo sobre las causas y las soluciones posibles de los problemas políticos y económicos está en el núcleo de nuestros esfuerzos. Esta es una educación verdaderamente contracultural, y es a través de este trabajo que podemos expandir los horizontes de las posibilidades políticas. Mientras expandimos las posibilidades políticas, también abrimos nuevos, más radicales campos de lucha.

Nuestro crecimiento rápido muestra que hay un hambre real de conocer una perspectiva diferente. Sin una sólida y amplia base de afiliados comprometidos y activos en nuestras campañas y actividades educacionales, no podemos ganar. Creemos en constantemente y intencionadamente llegar más allá de "los de siempre” que ya piensan igual que nosotros o ya pertenecen a nuestro “grupo”, sino convencer a afiliarse personas de todos los ámbitos de la vida. Tendremos que salir de nuestra zona de confort cuando tenemos conversaciones en las mesas de información, cuando tocamos a las puertas, y cuando invitamos amigos a las fiestas en nuestras casas para recaudar fondos.

La situación actual ha incentivado millares de personas a construir el socialismo democrático y millones de personas a participar en el activismo y la construcción de coaliciones, de una manera que no se ha visto desde hace décadas. DSA tiene mucho orgullo de hacer parte de este resurgimiento.

Jared Abbott es un miembro del Comité Político Nacional y un afiliado activo de Boston DSA y el Sindicato de Estudiantes de Postgrado de Harvard (UAW).

Este artículo apareció originalmente en la edición primavera 2017 de la revista Democratic Left (Izquierda Democrática).

Las publicaciones individualmente firmadas no reflejan necesariamente los puntos de vista de DSA como una organización o de su directiva.

DSA Queer Socialists Conference Call

August 21, 2017
· 21 rsvps

Join DSA's Queer Socialists Working Group to discuss possible activities for the group and its proposed structure. 9 pm ET/8 pm CT/7 pm MT/6 pm PT.

 

Film Discussion: Pride

September 10, 2017
· 41 rsvps

Join DSA members Eric Brasure and Brendan Hamill to discuss the British film Pride (2014). It’s 1984, British coal miners are on strike, and a group of gays and lesbians in London bring the queer community together to support the miners in their fight. Based on the true story of Lesbians and Gays Support the Miners. The film is available for rent on YouTube, Amazon, and iTunes. 8 ET/7 CT/6 MT/5 PT.

Film Discussion: Union Maids

September 24, 2017
· 23 rsvps

 

Join DSA member and labor historian Susan Hirsch in discussing Union Maids (1976). Nominated for an Academy Award, this documentary follows three Chicago labor organizers (Kate Hyndman, Stella Nowicki, and Sylvia Woods) active beginning in the 1930s. The filmmakers were members of the New American Movement (a precursor of DSA), and the late Vicki Starr (aka Stella Nowicki) was a longtime member of Chicago DSA and the Chicago Women's Liberation Union. It’s available free on YouTube, though sound quality is poor. 8ET/7CT/6MT/5PT.